HOY RECORDAMOS OTRO ANIVERSARIO DE LA MUERTE DEL GRAN MAESTRO DE AMÉRICA DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO.

   

DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO murió un 11 de setiembre de 1888 en Paraguay, país donde también había muerto su hijo Dominguito.

Sus restos reposan en el cementerio de La Recoleta.

Se entra al cementerio por la entrada principal y se toma a la izquierda la primera calle lateral.

Ahí no muy lejos está la tumba de este gran hombre que tal vez sea la más visitada de todas las de ese cementerio, inclusive más que la de Evita.

Muchas genialidades le son atribuídas.

Muchas fueron sus obras.

No solamente porque fue el gran maestro que en algún momento de la historia logró alfabetizar a la casi totalidad de la población Argentina, una proeza envidiada por muchos países Europeos, porque fue un militar que luchó con la espada y con la palabra, etc, etc, sino porque fue el escritor más prolífico del siglo XIX.

Pero…

¿Qué pensaba SARMIENTO de la alegría, de lo cómico, de la risa, y de sus cultores?

He aquí su pensamiento al respecto:

“LOS GRANDES MAESTROS SON INMORTALMENTE RISUEÑOS.    EL BUEN REÍR EDUCA Y FORMA EL GUSTO.”

—————-&—————– 

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: