LOS ROBOTS DEL FUTURO YA SON DEL PRESENTE.

robot Desde oriente viene avanzando a paso redoblado la nueva robótica; pero sin bombos ni tambores, y en algún momento, silenciosamente llegará al sur del río Grande, a estas aún tierras tranquilas y siesteras de Sudamérica.

Con ella, a este tercer mundo camino del cuarto, vendrán algunos robots que con anticipación ya han reservado pasaje de tercera clase en varios barcos de pasajeros atascados que hacen el trayecto Buenos Aires-Buenos Aires sin salir del puerto.

Robots capaces de cumplir funciones modestas como los trabajos domésticos en las residencias de los millonarios.

E importantes como silbarse la cumparsita en los cabarets del bajo fondo.

Ahora a cargo de seres humanos de carne y hueso, a los que hay que a veces alimentar, y/o pagar el sueldo.

_ ¿Y a los robots no?

_ No. Se llaman robots; pero no son sino aparatos, nada más que simples y sencillas máquinas cibernéticas, muy complicadas y sofisticadas por cierto.

_ Peor, entonces.

_ ¿Por qué?

_ Cuando se descompongan, requerirán un service a cargo de un académico versado, no de alguien socio de la academia, que haga versos como yo. Ayer llamé a un mecánico por mi lavarropas descompuesto, y me presupuestó lo que vale un ojo en la cara. ¡Imagínese lo que puede llegar a cobrarme un experto japonés de la universidad de Dinerocoma!

_ ¡No quiero imaginarlo!  Pero un ojo en la cara lo va a dejar tuerto.

_ No, tuerto no, pero sí, sin poder ver varios billetes verdes de mi billetera azul.

_ Pronto va a haber robots que cuiden hasta a las damas.  Más de confianza que los eunucos.

_ ¡No, mi amigo! Lo lamento, pronto no. ¡Ya hay! Maridos que se van de viaje de negocios y dejan a la mujer con uno en la cama.

_ ¿Robot?

_ No lo soy por ahora.

Y para que cuide a niñas, a niños, a ancianas, y a ancianos, también.

_ ¿Y a mi socio, no? ¡Avise, que preciso varios robots para los robos de ese pícaro! Y tengo dos hijas en edad de merecer que los sábados a la noche se van a los bailes y que después vuelven a las diez de la mañana del lunes por lo que necesito ya varios robots chaperones.

_ Esos robots son capaces de reconocer los rasgos fisonómicos de las caras de cada uno de los novios de sus hijas, y por las buenas o por las malas de llevarlos a casarse al registro civil.

_ ¡Por favor, no! ¡Con ellas no!  ¡Que se casen con otras!…

Entonces pueden llegar a servir para guardias de seguridad.

_ Sí, es lo que iba a decir. En un country se pueden poner cincuenta  o cien robots a controlar a los tres vigiladores que andan por el barrio cerrado, a ver si cumplen o no el horario, y en especial a observar a los que se portan bien,  para que no hagan nada malo.

¡Esto es el progreso que con el siglo XXI nos está llegando…

…de vuelta!:

¡Los robots día y noche trabajarán sin parar como los antiguos esclavos!  ¡Serán nuestros esclavos!

Además, los de seguridad serían capaces de saber quien es quien, y de apresarnos a todos.

_  Sí, amo…  ¿Y seré curioso? ¿Cuánto salen?

_ ¿Con papeles, o sin papeles?

_ No. Por supuesto, con papeles.

_ ¿Truchos, o no truchos?

_ No truchos, por supuesto.

_ ¿Con iva, o sin?

_ Sí, por supuesto.

_ ¿Por supuesto, qué?

_ Póngale, que con los robots  no hay otra.

_ ¿Y el vuelto?

_ ¡El vuelto, también!

_ Entonces no más de treinta millones de dólares… Con celular, treinta y uno, con cámara web treinta y dos, y así hay que ir sumando items de acuerdo con los elementos que se les adicionen; pero de acero, no menos de cuarenta millones, de base.

_ ¡Si compro cien, por parte baja gasto cuatro  mil millones de dólares, más de lo que vale todo el country!…

Parece un negocio como los otros que suelo hacer…

… Para hacer lo que hace gratis el perro que recogí de la calle…

 

_ Hablando de perros…:

¡Y guay, si agarran a algún extraño que no es del country!

Esos robots pueden estar programados para morder, para vivir en el canil sin orinarlo, y para echarse una siesta para recargar la batería.

Y no pueden ser heridos ni muertos. Hasta pueden ser blindados: ¿Se da cuenta? ¡Se ríen de las balas! ¡Y, si uno quiere, hasta cortan el césped!

_ ¡Se me acabó el oficio actual! ¡Tendré que buscar otro!

 

—–&———

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Etiquetas:

You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: