EL HOMBRE DEL RETRATO.

 
 
marcos-cuadros
Este relato – verdaderamente impresionante y como para no creerlo por lo que si no me cree, no me ofendo – corresponde a un hecho real, que sucedió hace varias décadas, hace casi cincuenta años.
Son muchos años, ciertamente.

Pero fue un ayer que es como un hoy. Nos demuestra que la realidad supera a la ficción, y que en el universo hay algo superior e inteligente, aparte de los hombres, y que las casualidades no lo son sino que son causalidades.

En inglés, creo que primeramente fue escrito por Carl Bakal en forma de libro.

Y otra vez en el mismo idioma fue publicado por Good Housekeeping, el que condensó el libro del anterior para una revista mensual.

Creo que en castellano, o sea en español, es la primera vez que la historia aparece publicada.

Y es la primera vez que esta historia aparece en internet.

La he dividido en cuantro partes que si Dios quiere aparecerán en Jovialiste´s Blog en cuatro fechas consecutivas, hoy viernes, mañana sábado, pasado domingo, y el final el lunes.

 

PUBLICACIÓN CORRESPONDIENTE AL VIERNES 28 DE AGOSTO DE 2009.

En esta vida se pueden tener distintos enfoques sobre el hombre y sobre el universo.

¿Cuáles enfoques o puntos de vista?

Por lo general, hay dos grandes grupos. Los enfoques materialistas o materiales, y los espiritualistas o espirituales.

Personalmente, yo he pasado por los dos (¡Porqué no he pasado yo!), pues hasta los 38 años de edad en general pensaba como materialista, luego de los 38, ya no.

Esta metanoia personal (metanoia significa cambio, mudanza), sucedió a raíz de experiencias vitales involuntarias, que me demostraron que hasta ese entonces estaba errado al respecto, y ahora tal vez por otras cosas. No lo sé con certeza.

Que los milagros existen, inclusive los milagros de pequeña entidad que podrían no ser tenidos como tales; pero que son milagros.

_ ¿Por ejemplo?

_ Que no llueva en los días domingos que estamos bajo techo.

_ No entiendo, te equivocaste: Que no llueva si salen o sales al aire libre, si van o vas de paseo, no cuando se quedan o te quedas en casa.

_ La casa tiene muchas goteras.

_ ¡Ah…!

Y que existe algo invisible para el hombre que a veces inequívocamente actúa en la vida de cada uno de nosotros.

La historia que voy a contar hoy es real, y trascendente.

Sucedió hace unas cuantas décadas a personas de carne y hueso, o de hueso y carne.

Y no tiene explicación racional desde el enfoque materialista. A menos que creas que te mienten. Que se trata de una superchería, no correspondiente a una verdad.

Sí la tiene desde un punto de vista espiritual, en la que el destino de un ser humano está sometido al designio y al plan divino, no a su mera voluntad humana.

Recuerdo el título de una obra de Sir Arthur Compton sobre el sitio del hombre en el universo. ¿Cuál es ese sitio?

El hombre con su libre albedrío actúa en su esfera hasta donde su poder alcanza a modificar o no las cosas a su alcance, más allá es impotente, no puede hacer nada.

Pero le cabe, y le queda el ruego dirigido a Dios. El solicitar a la divinidad lo que desea fuertemente, en tanto sea bueno.

Aunque el plan sea otro, ese plan en ocasiones no es inamovible, el autor del mismo puede variarlo, acomodarlo, humanizarlo.

(CONTINÚA)

 

——–&———-

 

 

PUBLICACIÓN CORRESPONDIENTE AL SÁBADO 29 DE AGOSTO DE 2009.

II. EL HOMBRE DEL RETRATO.

 

 

LINDA - img190

Una ciudadana Norteamericana nació en el año 1945 con un soplo en el corazón. La llamaron Linda.

Su infancia fue como la cualquier otra niña Norteamericana activa, pues practicó con placer deportes como el tennis, y la natación.

Tanto le gustaba el deporte que soñaba con llegar a ser profesora de gimnasia.

Luego, a medida que fue creciendo en edad, sus intereses vocacionales se volcaron hacia la escritura, el arte, y la música.

De manera tal que escribió poesía y cuentos que fueron publicados en antologías para estudiantes.

Cuando tenía dieciocho años de edad, es decir, ya en el año 1963 cuando estaba por terminar los estudios secundarios, sin saber por qué un día imprevistamente se le ocurrió por primera vez dibujar un retrato:

La cara de un desconocido. Un mozo apuesto. Un joven más o menos de su edad.

_ ¿Lo conozco? ¿Quién es? – al ver el rostro, le preguntó con curiosidad su madre interesada en averiguar quien era.

_ El hombre de mis sueños – le respondió Linda.

_ ¿De dónde has sacado esta idea, querida? – quiso saber su mamá, sorprendida por la noticia.

_ No lo sé. – respondió ella – Solamente se me ocurrió repentinamente, y me puse a dibujar. ¡Y mira el rostro que me salió! ¡Físicamente para mí, el hombre ideal! –

Luego, fue a su dormitorio, quitó una fotografía de un marco, y la reemplazó por el simpático semblante del muchacho escapado de los laberintos ocultos de su mente.

Y ahí, quedó como cuadro mudo. En una fría pared, como un testimonio silencioso. A su tiempo, se sabría testimonio de qué, ya que el cuadro hablaría por sí sólo.

Así es el destino, misterioso. Indescifrable. Inescrutable.

Asombroso. 

(CONTINÚA)

——&———-

III. EL HOMBRE DEL RETRATO.

PUBLICACIÓN CORESPONDIENTE AL DOMINGO 30 DE AGOSTO DE 2009 (SAN RAMÓN NONATO). 

En los años siguientes, Linda estudió Inglés, y en 1967, se graduó de profesora.

Poco después comenzó a enseñar Inglés en un High School o sea en una escuela secundaria.

Linda, ocasionalmente, como muchos, inclusive yo durante muchos años, hasta que se descubrió que en mi caso se debían a una alergia alimentaria, sufría de jaquecas.

La jaqueca es un dolor de cabeza sumamente fuerte, e incapacitante. ¡Dios mío! ¡Cada vez que lo recuerdo no sé cómo lo toleraba, pues duraba horas y horas! ¡A veces un día entero! ¡

Y peor es cuando no se conoce la causa y además viene acompañada por nauseas y por vómitos repetidos a granel durante muchas horas, a veces durante veinticuatro y más horas uno está a las arcadas cada diez minutos y más seguido.

Así me sucedió a mí, no sé a Linda. Supongo que habrá sido algo parecido, pues la migraña es igual aquí, en Idonesia, o en los Estados Unidos.

Poco tiempo después los médicos lograron averiguar la causa de las jaquecas: un tumor cerebral inoperable.

Hicieron todo lo posible para la ciencia de ese momento, pero no obstante Linda falleció en unos pocos días más.

La madre, conforme con las ideas y con los deseos expresados en vida por su hija, autorizó que fuera donante de córnea.

En otro lugar del país, un joven de 22 años de edad pasaba por otro difícil trance de salud.

Claro que de otra índole.

Como Linda, también él de niño amaba el deporte, y quería llegar a ser profesor de gimnasia, y como ella, también él al crecer se mostró interesado en la escritura, el arte, y la música.

En tal sentido, y en otro profundo que ya veremos, aunque de diferente sexo, sus vidas fueron no solamente paralelas sino que estuvieron ligadas estrechamente por la mano del destino.

Por la mano de Dios.

Este varón llamado Woody, sufría de muy mala visión por un problema congénito de sus ojos, y para continuar viendo precisaba que le hicieran una operación de trasplante de córnea.

Es sabido que para tal cirujía hace falta que haya un donante. El donante es una persona recientemente fallecida.

(CONTINÚA)

——-&———-

RETRATO DE WOODY - img189

 

IV. EL HOMBRE DEL RETRATO.

PUBLICACIÓN ANTICIPADA CORRESPONDIENTE AL LUNES 31 DE AGOSTO DE 2009 (SANTA ROSA – TORMENTA DE SANTA ROSA).

De manera que Woody se inscribió en un registro de necesitados de trasplantes de córneas a la espera que le llegara el turno correspondiente.

Estos turnos significan años, meses, semanas, días de espera. No se sabe en que momento habrá una córnea disponible.

Suelen ser pocos los donantes, y muchos los necesitados. De forma tal que hay que llenarse de santa paciencia.

Afortunadamente para Woody, de improviso se hizo posible la operación (pues apareció el o la donante), la que fue realizada con éxito.

Poco tiempo después ya Woody por primera vez en su vida veía perfectamente bien, y estaba muy agradecido por ello a Dios, a sus médicos, y a su cirujano.

Aunque el procedimiento de donación y de adjudicación de córneas está protegido por el secreto profesional, Woody motivado por un sentimiento sincero y profundo de agradecimiento, logró averiguar quien había sido su donante.

Se fijó por el apellido en la guía o directorio telefónico, ubicó el número de teléfono, y habló con alguien de la familia para expresar su deseo de conocerlos y de visitarlos.

Era un deseo de su alma. También, de su persona. Agradecerles el gran, y generoso beneficio recibido gratuitamente.

Y así fue como fue recibido muy cálida y emotivamente por los padres de la persona fallecida, una joven a la que debía la córnea.

Luego de conversar en la sala de recepción de la casa, los padres invitaron a Woody a conocer el dormitorio de su hija fallecida, que se conservaba arreglado tal como estuvo en vida de la muchacha.

El cuarto de aquella mujer que nunca había visto, con la que nunca se había encontrado ni hablado media palabra, y por la que gracias a la donación ahora podía ver perfectamente bien pues él llevaba en sus propios ojos una parte de los ojos que habían sido de ella.

Subieron una escalera, pues los dormitorios estaban situados en el piso alto de la morada, y entraron en la habitación mencionada.

Allí, casi Woody se desmaya, pues se vió el rostro en un retrato de la pared.

Aquel retrato que de un desconocido dibujara Linda en vida nueve años antes.

FOTO DE WOODY - img188 

FINAL.

—–&———

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Etiquetas:

You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: