VIVIR MÁS, Y… MEJOR.

Desde siempre se han dado recomendaciones muy dispares sobre cómo conseguir vivir más, y mejor.

Primero de todo, hay que tener presente que por ahora nuestras chances de vivir – más, menos – dependen de nuestros antecedentes personales, y familiares.

Es decir de nuestra constitución y legado genético, y de cuánto tiempo vivieron nuestros padres, nuestros parientes próximos, nuestros abuelos, nuestros antepasados.

Luego, de otros factores, como ser el medio ambiente en el que vivimos antes (en la infancia, adolescencia) y ahora (en la etapa adulta), como ser las enfermedades que hemos padecido o que sufrimos actualmente, del género de vida que llevamos (vida higiénica o no, guerras o paz, stress, conflictos), de nuestras adiciones puesto que las hay peligrosas, en fin…

Y que no tiene tanta importancia la extensión mayor o menos de nuestra vida como la calidad de la misma, aunque sea corta.

Además, en estos tiempos descreídos, conviene recordar que para las religiones y para un hombre de fe – por ejemplo, yo – en principio la llave de la vida y de la muerte humana, no la tenemos nosotros, sino alguien o algo a quien llamamos Dios.

Nosotros no escribimos el plan del Universo, ni tampoco nos creamos a nosotros mismos.

Los seres humanos alardeamos de disponer de cierta libertad, pero en verdad NO MANEJAMOS NUESTRO DESTINO.

Como veremos en los próximos días cuando publiquemos cierta historia notable y verídica que así lo demuestra acabadamente, y que actualmente estoy redactando.

Estamos insertos en algo grande y universal que escapa a nuestra voluntad y a nuestros conocimientos como individuos y como especie.

Ni siquiera sabemos para qué vivimos esta vida. Suponemos. Es Dios, o es nadie, quién sabe cuando es el momento de nacer, de vivir, y de morir a esta existencia para pasar a otra.

No obstante, vivimos en el mundo, una ilusión, que nos hace creer que podemos más de lo que podemos efectivamente.

Personalmente, he escuchado varias recetas (materialistas), para lograr vivir mucho que se supone están al alcance del hombre que van desde tomar una copa de vine tinto de buena calidad en cada comida (Pasteur, un sabio de la humanidad, creo que la recomendó), hasta consumir diariamente un ¡yogur! (yogas, orientalistas, e hinduistas en general lo indicaron).

Nunca me quedé con ninguna; pero las escuché con respeto obviamente, pese a que algunas parecían provenir de personas interesadas en lucrar, o venir de repetidores o de charlatanes.

También, he oído y he leído entrevistas a personas centenarias que emitieron opinión sincera sobre las posibles causas de su longevidad personal.

Éstas, según lo que puedo recordar, difirieron mucho unas de otras.

Para algunos longevos, el secreto de vivir mucho consistió en trabajar sin deslomarse pero laborar a diario, recuerdo uno que tenía ya más de 110 y continuaba arando la tierra, para otros de no cometer excesos, para otros más en vivir bien una vida sencilla y algo bucólica. And so on…

De todas maneras, para ilustrar, rememoro algunas de estas prescripciones de esta gente longeva: Un buen número dijo que fueron moderados en sus comidas, otros solamente siendo regulares en sus comidas y llevando una vida sobria.

Luego, hay todo tipo de recetas hoagareñas, y otras que son sencillamente antojadizas.

También, de vez en cuando uno lee alguna noticia periodística sobre una supuesta investigación de carácter científico sobre llegar a viejos jóvenes.

Parecen especulaciones.

Se emiten como las últimas y más modernas verdades reveladas por la ciencia, y luego pasan, se olvidan, y hasta años después, uno lee que algún supuesto investigador dice todo lo contrario.

Y entonces, uno piensa: ¡Qué suerte que no hice lo que aconsejaban antes! ¡Esta vez, me salvé por no llevarles el apunte!

También, se asegura que la dieta hipocalórica está “científicamente demostrado” contribuye a que uno viva más.

Pero… ¿Dónde fue hecha esta investigación y en que se fundó? ¿En la estadística? ¿En el estudio de grupos de personas? ¿En qué …?

¿….?

Nadie lo dice. Es tan sólo una afirmación periodística. Le crees, no le crees, y sigues deshojando la margarita…

¿Y qué decir de la afirmación sobre el efecto de sentirse feliz sobre la mayor duración de la vida?

¿Y la de hacer ejercicios físicos? Aparte de sus efectos saludables sobre el cuerpo para mantenerlo flexible y ágil…

¿Dónde está la certeza de que la vida optimista alargue la vida?

Lo creo, pero muy bien podría ser: ¡Que uno viviera menos cuánto más feliz fuera!

¿Por qué no?

¿Y por qué sí?

¿….?

Yo recomiendo el cultivo del optimismo diario, pero para sentirse bien, aquí y ahora, y tal vez luego.

¿Y qué del ejercicio físico?

Parece muy bueno para mantenerse elástico, y ágil.

Pero hay que tener en cuenta que ya los huesos y tejidos no son los de la juventud. O no, no hay que tenerlo en cuenta, pues al usar el cuerpo se lo mantiene en actividad… ¡Ejem…!

¿….?

Rescato como buenas recomendaciones para llegar a una edad mayor, y tal vez a viejos y a superviejos cuidar el colesterol, llevar una vida higiénica (dormir bien, comer bien es decir lo suficiente y no más), ejercitar la mente (leer, pensar, etc). Es una creencia apoyada en la razón, no en la prueba.

 

Con motivo de la investigación sobre los Túneles secretos de la Ciudad de Buenos Aires que fue publicada en este Jovialiste´s Blog tuve oportunidad de revisar muchas revistas de otras épocas en la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional que está en la calle Austria, en el barrio de Palermo Chico de esta bendita ciudad.

Y ver algunos avisos pintorescos publicados en el siglo XIX proclamando las virtudes de la cerveza negra para lograr la longevidad.

Hoy, sin ir más lejos, leo en el sitio de mi correo electrónico de Yahoo una noticia que proclama todo lo contrario. Habla – ignoro con que fundamentos científicos – sobre los riesgos de consumir mucha cerveza pues produciría cáncer. No dice que produce, sino que produciría. Hay cierta diferencia en el tiempo del verbo producir.

Lo que más me gustó fue el dibujo de los dos ancianos, en especial el hombre.

¡Por ello, ilustro esta nota, con ese aviso que es más que centenario!

MARTES 25 - VIVIR MÁS - img182

——-&————-

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Etiquetas:

You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: