LOS RIESGOS DE VIVIR EN BUENOS AIRES.

 AVENIDA 9 DE JULIOAVENIDA 9 DE JULIO. A LO LEJOS, EL OBELISCO.

Hoy me tengo que ocupar de un tema serio, muy serio.

En el que se nos puede ir la vida, o años futuros de dicha trocados en desdichas varias.

Lo lamento.

Acabo de dejar el auto en la puerta de casa y aún estoy bajo el efecto de los chocks anímicos nerviosos que varias veces sufrí en la última hora mientras conducía mi auto por las calles de la urbe.

Me salvé de topetones, de abolladuras, y quizás hasta de un vuelco; pero – aunque no pasó nada memorable – no pude evitar sentir un impacto emocional y nervioso negativo en mi propio organismo.

Manejar un rodado dentro del tránsito anárquico de la ciudad de Buenos Aires y/o en las rutas y caminos de la Argentina constituye un riesgo para el chófer y para el peatón.

¿Por qué?

En cualquier instante puede suceder un choque o un accidente. Uno está en continuo estado de tensión nerviosa, en alerta, en alarma.

No nos engañemos: ESTO PRODUCE STRESS. ESTO ACORTA LA VIDA. ESTO PUEDE RESULTAR MORTAL. ESTO ES PELIGROSO. ESTO…

La verdad es que se conduce de cualquier manera, poco se respetan las normas de tránsito.

Hay mucho individualismo, y cada cuál se cree con derecho a hacer lo que se le de la gana en vez de lo que marca la norma reglamentaria.

Muy poca gente usa la luz de giro para indicar que va a doblar, o avisa con la mano que se va a detener. Mucha gente estaciona en cualquier lugar. Andan a velocidades que evidentemente sobrepasan las máximas permitidas en una calle o en una avenida. Cruzan las calles por cualquier lado y no por las sendas peatonales marcadas. No respetan las luces de los semáforos. Etc, etc.

También, de un tiempo a esta parte, andar en auto se ha convertido en un riesgo para la seguridad personal.

Uno puede ser abordado, asaltado, amenazado, y sin querer puede verse envuelto en un hecho delictuoso sangriento, grave, o perjudicial por el sólo hecho de transitar por tal o cual calle o barrio.

Hay lugares más peligrosos, otros menos.

Se dice que tal zona dentro del perímetro de la ciudad es más segura, tal otra en cambio no, pero no está probado.

También se dice que hay barrios o zonas liberadas, es decir, que allí el dicho público presume que hay mayor riesgo debido a que la policía está ausente.

Uno expone su propio pellejo y vive las incertidumbres del caso en cada salida con un automóvil, en especial si no es blindado, o si no nos siguen cuatro rodados más cargados de vigiladores portadores de armas largas.

No sabemos en qué momento – tal vez el más impensado – puede ocurrir un choque, un accidente, un robo, un asalto que nos dañe (o al chófer, a los pasajeros), a terceros, al otro involucrado, o que ocasione perjuicios al rodado propio o al ajeno o a cosas de otras personas.

Por ello, desde el punto de vista de los intereses patrimoniales, se ha vuelto pertinente, y de todas maneras conveniente, por lo menos contar con un seguro amplio, no solamente limitado a lo que marca la ley como imprescindible y obligatorio. 

———&———-

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Etiquetas:

You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: