LA PATAGONIA COMO YO LA VIVÍ.

guanaco

No sé que me pasa. Esto es algo raro, que nunca me sucedió. Ültimamente, ando con la cabeza dada vuelta.

No es que mire para atrás, pero me ocurre que un poco tiendo a confundirme con las fechas del calendario.

Por ejemplo ayer fue sábado, yo pensé que era domingo, y no fui a la cita de los lunes con mi novia de los jueves.

Siempre soy muy puntual.

Esta mañana, cuando llegué a su casa en Malvinas Argentinas que no está en el archipiélago de las islas, sino acá cerca en el kilómetro 34 que es bastante lejos, me dijo:

_ ¡No quiero saber más nada contigo! ¡Fuera, y no vuelvas más!

_ ¿Por qué mi cielo?

_ ¡Hace tres días que te espero!

_ ¿Cómo? ¿No era hoy miércoles que teníamos que vernos como todos los lunes?

_ ¿Hoy? ¿Qué día es hoy?

_ ¡Martes!

_ ¡Vés! ¡Siempre lo mismo! ¡Te confundís de día! ¡Así no podemos seguir! ¡Andate ahora mismo! ¡No te quiero ver más! ¡Me tenés harta! ¡Pu-tre-fac-ta!

°°° Pensé: ¡Que se bañe y que se perfume! ¿Por qué hace tanta bulla, tanto lío, tanto escándalo? ¡Tenía que ser mujer! ¿No hay agua en la ducha? ¡Qué se queje a los del agua! ¡No a mí!

Me adivinó el pensamiento, y le oí:

_ ¡Hace tres días que te espero! ¿Por qué te voy a aguantar? ¡Tengo muchos mejores que vos con más dinero! ¿Por qué me haces esto? ¿Por qué diablos, diablo?

Eran varios porqués, y no sabiendo que responderle…

… ¡Mentí!…

¡Le mentí por primera vez desde la última vez, la vez inmediata anterior!

Le dije que había tenido que hacer un viaje repentino a la patagonia enviado por no sé quién de la empresa donde no trabajo pues estamos de paro por unos años.

_ ¿Un viaje de unos pocos días?

_ ¡Qué días! ¡Qué días! ¡Mujeres! ¡Siempre fantaseando! ¡Desde Buenos Aires el avión va en unas pocas horas! ¡Son jets, no avioncitos de papel ¡Y el viaje puede durar meses, años, una vida entera si uno se queda a vivir allá! ¡Es un lugar de ensueño! ¡De turismo de aventuras de vivir! ¡Un sitio para ir a trabajar! ¡A no hacer nada, a disfrutar!

_ ¡Yo voy a averiguar si eso que me decís es cierto, y si no lo es, despedite de mi para no verme la cara nunca jamás hasta la próxima cita dentro de un rato!

_ ¡Bueno! ¡O.K.! ¡De acuerdo, cara mía, de todas maneras tengo una foto tuya de cuando eras una bebé!

_ ¡Yo creo que eres un incoherente, un desmemoriado, un informal, un energúmeno, un bueno para nada, y que lo nuestro no funciona! ¡Todo el mundo me lo viene diciendo!: ¡Lár-ga-lo!

_ ¿Y el otro?

_ ¡Ël me lo dice más que nadie!

_ ¡Desgraciado! ¡Es un mal hombre! ¡Un celoso! Tendría que ser más agradecido. A mí me debe que te haya conocido. Yo te lo presenté.

_ ¡Está enamorado de mí, y no como vos! Pero ya que decís que estuviste en la Patagonia, dime como es… ¡Yo me voy a dar cuenta si estuviste o no…! ¿Y dime si ella es más linda que yo?

_ Por supuesto. Te cuento, amor. A ti te pasa lo mismo que a muchas personas del mundo que viven en otros países.

_ Lo que ocurre es que de una manera u otra alguna vez oí hablar de la patagonia como de una tierra inhóspita, y hasta maldita.

_ Y pensaste que era fea y estéril. Nada más alejado de la verdad real. Te lo digo con conocimiento de causa.

_ ¡Ah! ¿Sí? ¿Le guiñaste el ojo?

_ Pues sí, por la ventanilla. Recorrí en el automóvil de la empresa algunos de sus caminos de ripio y de tierra, y pude apreciar no solamente la inmensidad magna del paisaje, sino también otros aspectos más humanos, que hacen a los recursos económicos, a la vida diaria del hombre común.

_ ¿Y…?

 

_ Si bien no está muy poblada como lo están otras regiones de la Tierra, tiene ciudades, poblaciones, e industrias. Si bien como Siberia en el norte de Rusia, como Alaska en el norte de los Estados Unidos, o como Groenlandia, está ubicada en un lugar de la Tierra donde en invierno suelen descender mucho la temperatura, no por ello carece de bellezas naturales. Ví varias chicas…

_ ¡Me lo imaginaba!

_ No. Hablo de riquezas y de potencialidades de todo tipo muy apreciadas en el mundo moderno. Mira …

_ ¡No veo nada!

_ No. Te quiero decir que hay una enorme reserva de agua potable en el hielo de los glaciares…

_ ¡Ya tomé agua de la heladera con unos cubitos de hielo!

_ Hay vientos perennes y por ende acceso a la energía eólica…

_ ¡Está prendido el ventilador!

_ En su subsuelo se esconden reservas de carbón, de gas, de petróleo…

_ ¡En el suelo ya tengo tierra!

_ Hay recursos pesqueros en el océano Atlántico Sur…

_ Estoy cansada de comer pescado en los viernes de cuaresma…

_ Quizás tiene los más hermosos lagos del planeta…

_ ¡Y yo éstos dos que desde que me operaron atraen las miradas masculinas!

_ Existen bosques, montañas, planicies extensas donde pacen ovejas y otros animales como mis jefes….

_ ¡Y a mí, qué!

_ Hay recursos minerales en las montañas que permanecen vírgenes.

_ ¡Ah! ¡No es mi caso!

_ Magallanes en su vuelta al mundo desembarcó en la región hoy denominada San Julián en el año 1520. Estuve allí. Y me hospedé en un hotel. Pero ya Magallanes con su gente se había ido, y no lo encontré. Fue un desencuentro, creo que parecido al nuestro.

_ ¡Viste! ¡Viste le hiciste lo mismo, que me haces a mí!

_ A los lugareños les pedí por él, si habían visto para qué lado rumbeó con los barcos; pero nadie me contestó, solamente me miraron como a un loco.

_ ¡Vaya novedad! ¡Cómo te miran todos!

_ No todos, si uno me dijo sonriendo que Elcano me enviaba saludos.

_ ¡No me extraña!

_ En aquel tiempo, el del descubridor, la patagonia era una tierra totalmente desierta habitada por los aborígenes.

_ ¡Un páramo!

_ Pero desde 1520 hasta la fecha han pasado muchos años, más de diez, y llegó más gente de otras latitudes, así que creció la población en New York.

_ ¡New York? ¡Ahí me gustaría ir y verme todos los espectáculos!

_ Actualmente, ya no hay más patagonia salvaje, ya no hay más indios, ya no hay más la desolación de aquel entonces. ¡Te lo juro! ¡Se acabó la tierra maldita! ¡Créeme bendita mujer!

_¿Estás seguro? ¿No está más embrujada? ¡Se terminó el maleficio, el daño, la porquería! ¿Entonces, cuando nos separemos podremos irnos a vivir a la patagonia?

_ ¿Por qué no? El pasado se fue para no volver. Por ello, te digo, cariño, que es linda, hermosa, y cuando uno la ve, enseguida la ama, y ya no puede haber ninguna otra.

_ Entonces: ¿La quieres?

_ ¡Y… sí! Te lo confieso: ¡La quiero con locura!

_ ¡Claro, si estás loco! ¿Y a mi?

_ Pero no nos llevamos… Cásate con el otro, y como me tengo que ir, antes dime si el viernes nos podemos ver como de costumbre en nuestra cita de los jueves. 

—–&——–

 

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Etiquetas:

You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: