¿LAS PAREDES OYEN?

 
22
Parece que sí, que las paredes oyen, o que por los menos pueden oír.¿Estoy desvariando?

NO.

No lo estoy, y no solamente porque del otro lado del muro puede ser que haya vecinos con un oído agudo, o con un aparatito para escuchar conversaciones. Además de ser gente curiosa, entrometida, y/o fisgona.

¿Cómo puede ser que las paredes oigan? Leamos, y veremos.

¡Y pensar, y recordar, que desde hace años, prácticamente desde que aprendí a hablar que acostumbro contar mis asuntos privados, mis secretos, mis cosas, y consultar mis problemas personales y reservados en habitaciones cerradas, ya sean del hogar y/o ya sean de la oficina.

O en el consultorio del médico, del psicoanalista, del psicólogo, del terapeuta, del… Lo dicho se supone que no ha salido de allí.

La ley protege ciertos asuntos privados de la mirada de los otros. Se trata de una garantía constitucional, y legal.

Por ejemplo, los profesionales tienen vedado contar algunas cosas o problemas confiados por pacientes, clientes, y consultantes bajo penas severas de prisión que se encuentran establecidas en los códigos penales de casi todas las legislaciones del mundo.

¿Qué decir de los secretos de estado? ¡Y de otros que existen en el sector público! ¡Secretos secretísimos! Resguardados por leyes, por juramentos, y por el honor.

Suele haber legislación que protege los secretos militares, los del servicio exterior, los de la instrucción penal, los de la información reservada o confidencial, los de las fuentes periodísticas, etc.

¡Si las paredes del Cabildo hablaran, si los muros de la Casa de Gobierno, si las paredes de…! Pues parece que son, o pueden ser como archivos históricos.  Por ejemplo: ¿Qué se oiría en el muro de los lamentos? ¿Tantas voces, que no se entendería nada?

Cuando tengo alguna preocupación suelo encerrarme en mi escritorio o en mi dormitorio para pensar en voz alta, y resolver por mí mismo la acción o decisión que voy a tomar. Es decir, nada.

No es secreto, pero me gusta guardar reserva sobre mis temas (aunque no sepa cuáles son), hasta el momento en que los publico en este blog, que sé que es leído solamente por mi.

Por algunas decenas de amigos fieles, y por varios cientos de lectores inteligentes que a los artículos no los van a estar contando por allí sino por allá.

Y por quién sabe quién más, y por… ¡Es de no acabar! Viene gente hasta de la Mongolia. Pero todos son discretos, y no andan revelando lo que leen aquí.

La Constitución dice que “Las acciones privadas de los hombres quedan reservadas a Dios…” ¡Menos mal!

Pero la física no obedece a la norma de los padres de la Patria, ni a los dictados de la ley. ¡Está descarriada! ¡Habría que ponerla en vereda!

John Marke, ingeniero en electricidad, y Alan Jenkins, químico industrial, son los autores de una teoría que afirma que algunas sustancias usadas en los materiales usuales para construir las paredes de los edificios contiene los mismos elementos (el hierro y el sílice), usados en las cintas comunes para grabar (Fuente: “Beyond the impossible”, por Richard Lazarus, Warner Books, Great Britain, 1994).

Y si las cintas graban: ¿Por qué no los ladrillos juntados con mezcla, es decir, las paredes que sostienen los techos? Entre paréntesis: ¿Los techos oyen? ¿Y los pisos?

Para demostrar la teoría hicieron pasar una corriente de más de 20.000 voltios por los divisorios de un edificio.

¡Dale que va! El experimento funcionó.

Se oyeron algunos sonidos, por ejemplo el ladrido de un perro, y se escucharon voces humanas hablando en un antiguo dialecto local derivado del inglés.

Voces del pasado. No paranormales, sino naturales.

Palabras de gente común que vivió en el lugar muchos años atrás y que jamás sospechó que volvería a ser oída por otros seres humanos del futuro, es decir de este presente.

Fueron frases y dichos casuales de algunas de las personas que vivieron allí capturados en los ladrillos y en la argamasa de la pared.

Por supuesto, nada que ver con los espíritus de las casas encantadas, ni con lo mágico, sino con la ciencia experimental del hombre.

Pero sorprendente para el que no pensó en esta posibilidad. Para el lego.

—–&———–

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Etiquetas:

You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

One Comment en “¿LAS PAREDES OYEN?”


  1. Invitamos a adherir al repudio contra “DIA INTERNACIONAL DEL PEDOFILO”:
    http://liniersasinotequeremos.blogspot.com/2009/06/dia-internacional-del-pedofilo-internet.html
    MUCHAS GRACIAS.
    EL EQUIPO DEL BLOG
    http://liniersasinotequeremos.blogspot.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: