UN SUEÑO DE CHARLES DICKENS.

CharlesDickens
 

DESDE LA ANTIGUA GRECIA HOMERO NOS DICE: “LOS SUEÑOS VIENEN DE DIOS.”

Pero Homero: ¿Existió?

Homero, es el nombre de un ser que hoy en día no se sabe si alguna vez lo fue, o si en cambio fue un nombre etiqueta de varias generaciones de griegos notables.

La Biblia, en el Antiguo Testamento, se refiere a algunos sueños de profetas, y de hombres santos. Sueños que fueron investigados por Sigmund Freud, Carl Gustav Jung, y por otros estudiosos.

Sin embargo, algunos piensan que la mayor parte de los sueños vendrían del alma humana.

¿Qué es el alma? ¡Pequeña pregunta! Que requeriría una gran respuesta… divina.

Entonces, no la puedo dar yo.

Para la ciencia, los sueños provienen del cerebro del ser humano. Un órgano complejo, con facultades sorprendentes. Aunque algunos carezcamos de él.

G. H. LEWIS, es el autor de la historia siguiente, publicada en el THE CANADIAN ILUSTRATED NEWS (1870-1880), que relata un sueño del mundialmente famoso escritor inglés CHARLES DICKENS.

DICKENS soñó que estaba en una habitación donde todos los que se encontraban en ella, vestían de color escarlata. En el sueño tropezó con una señora que se hallaba de espaldas. Ésta, a raíz del empujón, se dio vuelta, y le dijo: “ME LLAMO NAPIER.” Hasta aquí el sueño de DICKENS.

¿Y…? ¿Y para ésto les hice perder tiempo valioso en leer este relato sin nada, ni siquiera miga?

No, por supuesto. La panadería acaba de abrir sus puertas. Hay pan, hay miga, y me falta contar, lo que luego en la realidad, le pasó a CHARLES DICKENS.

En la vida diurna, y ya no en el sueño.

Aunque sueño y realidad a veces se confunden, y uno no sabe dónde comienza el sueño, y dónde empieza la vida real.

Y por eso, a veces, demasiadas veces, uno dice: Estoy viviendo una pesadilla.

O en ocasiones – raras por cierto – uno se dice para uno, o para dos, o para uno a la n: No sé cuando se va a acabar esta idílica vida que estoy llevando… Parece un sueño… Ojalá que dure.

Pero todo en la vida es tan breve, que muy pronto se termina. Lo bueno, y lo malo. El sueño, y la vida misma.

Dos días después del sueño, DICKENS se hallaba en un restaurante al que llegó una conocida suya acompañada por otra mujer que llevaba una capa escarlata y que deseaba ser presentada al hombre célebre, al escritor admirado, en el siglo XIX a un ídolo de las letras.

DICKENS, cuando la vio vestida de color escarlata, recordó la figura de su sueño, y en broma, dijo:

_” ¿Usted no será la señorita Napier? “

_ La misma.

DICKENS, se quedó mudo. Estaba estupefacto. La desconocida, entonces agregó:

_¿Me conoce usted Charles?

DICKENS respondió: _ No, aunque en cierta forma sí; pero despierto, es la primera vez que la veo.

……………………………………

ASOMBROSO. NO SE PUEDE CREER.

Y SIN EMBARGO… HAY QUE RENDIRSE A LA EVIDENCIA: A LO REAL y AL SUEÑO.

¡PORQUE LA SEÑORITA NAPIER DE LA VIDA REAL ERA LA SEÑORITA NAPIER DEL SUEÑO!

Este relato es parte de la historia biográfica de CHarles Dickens.

——–&——

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Etiquetas:

You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

2 comentarios en “UN SUEÑO DE CHARLES DICKENS.”

  1. jovialiste Says:

    Me alegro. Gracias por el comentario.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: