EL TEMPLE DE UN EDISON.

 TOMÁS A. EDISON (1847-1931), fue un inventor extraordinario. 

Un inventor, pero más que nada un gran ser humano, un gran hombre.

No se recuerda otro conocido, igual o parecido, ni siquiera resulta comparable con Leonardo Da Vinci, grande por sus invenciones, pero más por otras obras artísticas, tal como la pintura de La Gioconda.

Los inventos registrados de Edison fueron alrededor de mil novecientos (1.900).

Y algunos de una importancia tal que han modificado la vida de las personas de todo el mundo.

Por ejemplo, la lámpara eléctrica que usamos a diario, el fonógrafo que fue el antecesor de la grabación por otros medios.

Este es un anuncio en colores de febrero de 1898 publicado en la revista Caras y Caretas promocionando la venta de un fonografo de Edison:

img160

Se dice que la primera palabra que Edison aprendió (como por otra parte la aprenden y la usan muchos niños), fue:

_ ¿Por qué?

Pero a diferencia de otros niños, de nosotros mismos, Edison durante toda su vida, intentó, y en muchos casos a través de muchas experiencias y de innúmeros fracasos consecutivos (mil, dos mil, y más), por fin consiguió responder algunos por qué.

Como al atardecer del 18 de octubre de 1879, cuando por primera vez logró que en su laboratorio se encendiera la primera lámpara eléctrica.

Un invento que cambió la vida del hombre en el mundo entero.

———&——

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Etiquetas:

You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: