20 AÑOS Y 20 DÍAS DE AVENTURAS Y DE DESVENTURAS EN UN VIAJE EN PURO VELERO ALREDEDOR DEL MUNDO.

PUBLICADO EL JUEVES 14 DE MAYO DE 2009.

paura1

 

EPÍGRAFE:

“HOMBRE LIBRE, SIEMPRE QUERRÁS AL MAR. EL MAR ES TU ESPEJO; EN LA SUCESIÓN INFINITA DE LAS ONDAS TU ALMA  SE REFLEJA.”
BAUDELAIRE.

I

El libro de Nicolás Paura donde narra sus veinte años y veinte días de felicidad en el mar se titula UN VAGABUNDO DEL MAR (Veinte años de felicidad en el mar).

La cuarta edición fue editada en la Argentina en el año 2004 por El Ave Fénix Editor.   Las anteriores se agotaron.

Esta, la cuarta es la que yo he leído.

Para lo que tuve que esperar varios largos años, pues desde comienzos del segundo milenio sabía de la obra,  pero por esas travesuras del destino, o de un mal hado,  no la conseguía en ninguna parte. 

Siempre había un obstáculo que impedía que yo pudiera leer esta obra.

Hasta alguien en mi nombre fue a Puerto Madero para tratar infructuosamente de conseguirla. No.

_  El último ejemplar que nos quedaba se acaba de vender hace unos minutos.

_ ¡Lo siento! ¡Se agotó amigazo! Al que no madruga, Dios no lo ayuda…

_  Vaya hasta Calamuchita, tal vez les quede un ejemplar. Son como mil kilómetros tierra adentro.

_  Ese señor de la bufanda  colorada que le retuvo la puerta vaivén, y lo cruzó a usted, se llevó el último libro que nos quedaba de Paura.

_ ¿Qué?  Teníamos varios ejemplares a la venta, pero todos desaparecieron hace tiempo ….

_ ¡No queda ningún Paura!  Quizás salga a la venta,  otra vez. Vuelva usted mañana y si no cualquier mañana que ande por aquí cerca.

…………………………………………..

Hasta que un buen día soleado  me lo obsequiaron amablemente.  ¡Una sorpresa!

Tan grata…

¿Quiénes me la dieron?

Mis familiares próximos, quiénes durante sus vacaciones anuales,  la lograron adquirir en un negocio de regalos  llamado por sus dueños, por la providencia,  Milagros,  de la bella localidad bonaerense de Aguas Verdes.

Para mí, que lo consiguieran, también lo viví como un pequeño milagro.

Se trata de un volumen  vistoso, bien editado, con un agradable diseño, que se compone de 127 páginas, y que está dividido en siete libros muy densos e interesantes.

Que a su vez constan de diversos títulos,  que contienen los valiosos recuerdos, las ricas experiencias, y las entretenidas anécdotas del autor.

Nicolás Paura es un escritor y un comunicador excelente.

Domina con solvencia el oficio de relatar y de transmitir vivencias, opiniones, pensamientos, emociones, sentimientos, e historias.

En varios pasajes confieso que me emocionó hasta las lágrimas. ¿Estoy sensible? No parece…Me acuchillaron y no me inmuté…

Pero a pesar de ello,  no obstante intentaré comentar el libro con ojo subjetivo, crítico, e imparcial, siguiendo el plan del autor, que en el libro primero se refiere a sí mismo como un hippie de cabotaje.

Yo no lo veo un hippie, sino que sinceramente lo veo como un hombre joven con ideales, sano, disciplinado, sacrificado, y trabajador.

Esos ideales los logró llevar a cabo con un modo de vida que le permitió saborear momentos recoletos de felicidad intensa.

Claro que sin duda hubo otros  de zozobra y de angustia.  

¡Y muchos de trabajos! ¡De labores duras!  Fue matricero, albañil, mecánico, chapista, artesano, etc, etc.

De tal manera, luego de la lectura y de dos relecturas de su obra,  me pareció no solamente un idealista,  sino un verdadero realista.

Coherentemente fiel consigo mismo.

Contra pareceres de otros, contra viento y marea.

Además considero como Cervantes escribió: “El andar tierras y comunicar con diversas gentes hace a los hombres discretos.”

Y tenía razón.

Serás lo que debes ser, o no serás nada, dijo un grande entre los grandes,  el General don José de San Martín. 

Él ha sido Él:  Nicolás Paura. 

No otro. No Jovialiste. No Juan Pueblo. No Pedro Perez.

Tampoco Vito Dumas, ni Eduardo Rejduch de la Mancha.

Ni el Almirante Brown.

Evidentemente un navegante, un viajero,  y un hombre feliz. 

Y el precio de tantos días y de tantas noches felices en la mar, el precio de llegar a ser un ducho y veterano navegante solitario, se lo pagó al mar, quién por sus servicios se cobró con el barco, perdonando su vida. 

Alto precio, sin embargo.

En ese momento, el del naufragio, en el que perdía su capital, su casa a cuestas, su única posesión, su medio de vida, su tesoro, hasta le pareció ver en una especie de lucidez, tal vez de delirio, o quizá de sueño alucinatorio,  al famoso y legendario  El Holandés Errante.

Del que desde hace siglos, bajando la voz se habla de este personaje, pues algunos  afirman haberlo visto navegando el mar durante duras tormentas en los mares del sur,  y en otros momentos de riesgo mortal. 

No cualquiera, y no en cualquier momento, se ve al espectral Holandés Errante timoneando  su barco fantasmal. 

La de la Guadaña, en la mar nos tiene que estar acechando desde su barca.

CONTINÚA.

————–&———–

PUBLICACIÓN ANTICIPADA CORRESPONDIENTE AL VIERNES 15 DE MAYO DE 2009.

MUNDO

II.

EPÍGRAFE: 

“¡EL MAR AMADO, EL MAR APETECIDO,
EL MAR, EL MAR, Y NO PENSAR EN NADA!
Y EN LA ESTELA DE MI NAVE
NO HAY MÁS QUE UNA COSA: EL MAR.”

PAURA

No veo que el autor en su vida diaria como hombre soltero, o como  navegante solitario incurriera en desórdenes de ningún tipo.

Ya sea  alimentarios, de consumo, de sexo, de alcohol o de bebidas, de horarios, sino que por el contrario, al leer sus recuerdos veo que fue disciplinado, sacrificado, tenaz, abstemio, no fumador, sobrio, y en síntesis  un activo trabajador que albergaba en su alma alturas espirituales envidiables.

Un hombre que leía y releía  libros como Plenitud de Amado Nervo, y que en sus momentos de ocio escuchaba música clásica, y popular.

Hasta practicaba perseverantemente algunas posiciones o asanas del yoga, y algunos ejercicios respiratorios de este arte-ciencia.

El libro segundo cuenta sus aventuras entre Chui y Guanabara en Brasil.  Todo iba bien, a no desesperarse, ya algo andaría no tan bien, o sea mal.

El libro tercero se titula Desaforado como el nombre de su nuevo barco, construído con sus propias manos encallecidas.

Ya veremos mejor a que se refiere con este vocablo, y si no, no lo veremos. 

Pero desde ya dejo en claro que era el nombre del yate que en aquellos años se construía  en Brasil.

El libro cuarto lo denomina Intermezzo Caribeño.  Relata su primera estadía y sus aventuras en el fantástico mar Caribe con islas y paisajes de ensueño.

El libro quinto se llama El desafío de la mar océano, y se refiere al problema de navegar por primera vez un océano, el océano Atlántico.

El libro sexto el autor lo denomina Regreso al poniente. Es lo que el célebre navegante solitario Alain Gerbault denominó La vuelta por el oeste.

Y el último libro, o sea el séptimo, se titula Un hippie veterano navega el océano Pacífico. Muy bien.

En rigor, en mi modesto parecer Paura tiene de hippie tanto como yo (¿Otro hippie?) o cualquier otro hombre dedicado apasionadamente a lo suyo,  a continuación de Pacífico podría haber añadido el océano Ïndico, ya que el naufragio y en consecuencia el fin del viaje alrededor del mundo  se produjo en proximidades de la costa de la Ciudad del Cabo, en SudÁfrica.

Goldoni dijo: “El que no sale nunca de su tierra vive lleno de prejuicios.”

Voy a salir a la puerta de casa.

CONTINÚA.
———–&——————

PUBLICACIÓN ANTICIPADA CORRESPONDIENTE AL SÁBADO 16 DE MAYO DE 2009.

III

EPÍGRAFE: “LA NATURALEZA ES EL TRONO VISIBLE DE LA MAJESTAD DIVINA.”
BUFFON.

¿Como fue el primer velero del que fue propietario?

Uno de clase LIGHTNING.

Chiquito.

No tanto después de todo…

LIGTHING

Con él fue aprendiendo a navegar por estima o sea viendo la costa y sus accidentes, a manejar las velas, capeando temporales, adversidades, etc.

No es lo aconsejable, lo  recomendable es primero estudiar en una escuela de timoneles que las suele haber en clubes, o con alguien versado

en el arte y  ciencia de navegar un velero pues tiene peligros, riesgos que pueden llegar a ser fatales.

Transcribo literalmente estas palabras emanadas de un experto sobre las características de esta embarcación deportiva, de placer, y de instrucción.

“El lightning es un velero de 5,76 metros de eslora y 318 Kg de desplazamiento diseñado por Sparkman y Stephens en el año 1939.”

“Es ideal para la competencia, o para pasear, agradablemente o no, con la familia. “

“Largo (eslora):………………………….5,8 m   (Más o menos).

Ancho (manga): ……………………….2,0 m.

Desplazamiento: ……………………318 kg.

Profundidad (bordo arriba): …………12,8 cm.

(bordo abajo): ………………………..151,3 cm.

Mástil (altura): …………………………..7,9 m.

VELAS:

Mayor – foque: …………………………16,4 m2.

Spinnaker: ………………………………27,9 m2.

Material de construcción: ……………Fibra de vidrio, o madera “

Más adelante el Experto agrega:

Esta clase de barco  menor de cabotaje es uno de los más difundidos en el mundo, uno de los más  populares.”

“Aparejar este velero es relativamente fácil de timonear para los que saben, aunque al mismo tiempo ofrece ajustes muy sofisticados que permiten dar diferentes formas a las velas.

“El Lightning con su casco fuerte y plano y con una orza abatible (quilla) que pesa aproximadamente 57 Kg permite que sea un velero muy estable con vientos fuertes.”

“Ofrece además una vela extra, muy grande, el “spinnaker”, que proporciona más velocidad habiendo buen tiempo con vientos francos. “

“En su interior hay espacio para dos personas, o para una familia, y tiene las ventajas de un velero pequeño. “

Pocas…

CONTINÚA.
————&—————-

PUBLICACIÓN ANTICIPADA CORRESPONDIENTE AL DOMINGO 17 DE MAYO DE 2009.

IV

EPÍGRAFE: “EL MAR AMIGO, EL MAR;
LA MEJOR LISONJA, EL VIENTO.”
CALDERÓN DE LA BARCA.

En el libro PRIMERO, Paura cuenta sus comienzos como aficionado a la vela, y como navegante solitario.

Comienzos difíciles.

Sus padres fueron propietarios de un velero de 5 metros de eslora con el que navegaban por los riachos del Delta del Paraná.

Los títulos que componen este libro inicial son:   Adolescencia de pelo largo, El sueño de navegar, El Fatiga, El río de la Plata color de león, Desembarco en Colonia, En Montevideo, La sudestada, Piriápolis una fiesta, Hacia el otoño, y Rumbo al Chui.

En 1975, como  aventurero y como mochilero conoció partes del territorio de nuestro país, y poco después emprendió a pie un conocimiento similar de otros países sudamericanos.

El primer barco que tuvo fue uno llamado el Fatiga, un clase lightining.

En el libro segundo relata:  Los carnavales en Brasil, Laguneando, Porto Alegre, Orgullo de velerista, Cosa e Mandinga, El Renegau, Mi primer naufragio, Reanudando el raid, Hacia la tierra de la Flores, Solidaridad, Otro fin de año en navegación, Gozando del buen viento, Fiesta en Cananeia, El mar pequeño, Como un colador, El paraíso perdido, Escala en Trinidad, La colonial Paraty, Evocación de Bracuy, Una rada celestial, El placer de navegar a vela, En la isla de las Palmas, En los manglares, y El galardón del viejo anhelo.
 
Navegando por lagunas, es decir abandonando el Atlántico, logró adentrarse en Brasil.   En esta decisión, fue prudente dadas las circunstancias pues es suicida, o sea peligroso navegar el océano en una nave inadecuada.

El libro tercero titulado Desaforado se compone de Construyendo la quimera, Cuenta regresiva, Puesta a punto, Asuntos del corazón, Paseando por Buzios, Bahía, Residentes de primavera, y  Volviendo al amor primero.

Construyó un velero diseñado por Van de Staadt de siete metros veinte de eslora (largo) y dos con ochenta de manga máxima (ancho) en poliester reforzado al que bautizó Desaforado.

El libro cuarto Intermezzo Caribeño contiene: Colisión en la noche, Hacia Trinidad-Tobago, La isla de Trinidad, y Martinica o La Martinique.

En este libro cuenta sus aventuras y desventuras en el Caribe, en distintas islas de este mar particular sometido a huracanes, a fondos con riesgo, a colisiones. Aprende la navegación de altura o astronómica, a situarse en la superficie del planeta con el uso del  sextante.

El libro quinto El desafío de la mar océano, trata sobre Escala frustrada, En el mar de los Sargazos o los sargazos en el mar, El primer temporal, Corriendo la tormenta, Más de lo mismo, Renace la calma, Un mal encuentro, En las islas Azores, Un merecido descanso, Xenofobias, Hacia las columnas de Hercúles, Riesgo de muerte, Escala en Tanger, África extraña, Otra vez las xenofobias, En el Mediterráneo, Escala en París, Paseando por las Baleares, Rumbo al oriente, y Retornando al Atlántico.

En este libro cuenta el cruce al claro de luna y al sol del océano Atlántico, y diferentes aventuras en el norte de África, y en el Mediterráneo.

En el libro sexto Regreso al poniente, el autor cuenta sobre: Bailando con la más fea, Puerto de la Luz, Tras la estela de Colón, y  El cruce del Canal de Panamá.

En este libro relata otro cruce del océano Atlántico, esta vez de oeste al este, y su llegada al Canal de Panamá.

Es muy interesante su descripción del Canal y de los tipos humanos que encontró en ese lugar.

El último libro, que es el séptimo, Un hippie veterano navega el océano Pacífico, trata sobre: De asombro en asombro, Escala en las Marquesas, Tras las huellas de Bouchard, Hacia el ocaso, En el corredor de los huracanes, El huracán Gina, Escala en Samoa, En las islas Vuanuatu,  Rumbo a las islas Salomón, Una afortunada avería, Escala en Darwin, El sueño del niño, Un hallazgo sorpresivo, “Deep as the ocean”, Reunión: La toponimia mágica, Un “recreo” en la patria, Pnúltimo acto, y  El mal fin de un buen barco.

En este libro relata un raro fenómeno parapsicológico:  oír sonidos extraños como de voces discutiendo.

Menos mal que no se entrometió en esas discusiones, pues ningún comedido sale bien.

Cruza el océano Pacífico, en una extensa travesía, pues su barco era un velero sin motor, un puro velero, hasta las islas Marquesas,

conoce algunas de estas islas, hace escala en Samoa, en las remotas islas Vuanuatu (Isla Espíritu Santo) de rarísimas

isla-de-espiritu-santo-en-vanuatu

y riesgosas tradiciones culturales donde aún se seguiría practicando  clandestinamente la antropofagia  (alguna gente se come a otra gente en especial de piel blanca), 

va las islas Salomón, hace escala en Darwin, y en una isla perdida entre miles de otras, una isla llamada Refugio

tiene un encuentro sincrónico con una dama hermosa de la que se enamora, y  que cumplía años en su misma fecha, una coincidencia extraordinaria. 

En este mismo libro habla del naufragio que da fin a los veinte años y veinte días de aventuras y de desventuras de Nicolás Paura.

“VIAJAR ES NACER Y ES MORIR A CADA INSTANTE”. VICTOR HUGO.

FIN.

————&———————-

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Etiquetas: ,

You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

2 comentarios en “20 AÑOS Y 20 DÍAS DE AVENTURAS Y DE DESVENTURAS EN UN VIAJE EN PURO VELERO ALREDEDOR DEL MUNDO.”

  1. Alejandro Simonetti Says:

    Lo conocí anteayer, en Mar del Tuyú y me fascinó como fascina el mar.

  2. Elba Alicia Reboredo Says:

    Ciertamente Nicolás Paura me sorprende día a día. Siempre con ojos de niño se aventura en la realidad cotidiana. Sigue yendo a conversar con el mar cuando algo merece ser analizado con detenimiento. Y siendo un hombre duro de mar, tiene una sonrisa diáfana que vive en carcajada cuando algo lo sorprende gratamente. Hoy, practica dos actividades: la artesanía realizando guardas pampas en lomos de hojas de cuchillos que él confecciona y cultiva flores de bulbos de exquisitos coloridos. Sus manos son “verdes, energéticas”, sus historias apabullantes, su vida diferente… El simplemente dice: “Quise ser feliz y fui a estudiar a la universidad de la vida”. Aún sigue haciéndolo y agradece a todos aquellos que disfrutan con la lectura de sus libros deseando que sirva de inspiración para el logro de metas personales.
    Elba Alicia Reboredo. 2015


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: